Línea Fría Completa

La Línea Fría Completa (LFC) es un modelo de producción y distribución de alimentos ideal en la nutrición hospitalaria para hospitales de más de 400 camas, utilizando técnicas de cocina tradicional panameña refrigerada.

Permite una gestión flexible y organizada mediante el alargamiento de la vida útil de los alimentos, disociando el momento y lugar de la producción del momento y lugar de la distribución. La cocina trabaja en 5 turnos semanales, de lunes a viernes por la mañana, manteniendo la distribución en 14 turnos semanales, es decir, de lunes a domingo mañana y tarde.

El sistema permite una gestión personalizada de las dietas, microproducciones y dietas especiales. Permite asimismo la elección de menú y es una extraordinaria herramienta para reducir los índices de malnutrición hospitalaria focalizando al alimento como uno de los elementos fundamentales para la curación y la salud.

El sistema garantiza el mantenimiento de las cualidades organolépticas de los alimentos, así como la calidad, inocuidad y seguridad alimentaria siempre y cuando los procesos se realicen adecuadamente. Para ello se requiere de una completa ingeniería de organización e informatización de los procesos, además de la formación y capacitación del personal, cuyas funciones deberán ser sincronizadas de principio a fin del proceso, empezando en las unidades de hospitalización en la asignación de dieta: sin ingeniería de organización la implantación de una LFC será difícilmente viable o exitosa ya que supone un completo cambio cultural en las formas de trabajo y en las técnicas de producción, empatado-servido y distribución.

La Ingeniería de los Procesos y la Gestión del cambio Cultural son por tanto indispensables en la implantación de una LFC, ya que se pasa de un modelo tradicional a un modelo de Gestión por Procesos, donde toda la organización debe estar definida y sistematizada de forma anticipada, y al mismo tiempo sincronizada con la arquitectura de la cocina, las instalaciones y el equipamiento.

Línea fría es un término técnico que se utiliza para denominar la técnica de elaboración de platos de “cocina tradicional refrigerada”, ya que para alargar la vida útil no utiliza ningún tipo de conservante o aditivo, sino solamente el frío.